-
 
 
Cultura nativa y arte argentino
En relación con el “arte nativo" y las diversas producciones humanas que intentan expresar algo dentro de un contexto cultural concreto, generalmente nos movemos con premisas y supuestos un tanto confusos y dogmáticos ingresados al continente vía Europa a partir del siglo XV de su era cristiana.
En aquel complejo y poético incidente de nuestra historia- estemos o no de acuerdo con las consecuencias posteriores, en pocas décadas los conquistadores lograron transplantar, entre muchas otras realidades, su propio concepto y praxis de “arte” y “manualidades”. Lo superpusieron a otro original y legitimo local generado durante el milenario proceso cultural anterior a la conquista. Trasplante que se refleja todavía casi sin discusión tanto en la literatura específica y textos de historia cuanto en cierto periodismo e instituciones cuya función pretende ser la transmisión de nuestro patrimonio e identidad culturales.
En efecto, el sistema educativo, museos, galerías de arte y la prenda especializada dejan la inequívoca impresión de que el concepto dominante en América referido al área de expresiones artísticas se mueve en una suerte de pentagrama que va de agudos a bajos, de bueno a malo, de bello a vulgar, y por supuesto, de “arte” a “artesanía” o “manualidades” populares. No estoy planteando una valoración excluyente sino una simple constatación sociocultural evidente en cualquier feria o exposición de arte o artesanía.
Desde arriba-en mi opinión un “arriba” casi exclusivamente del orden económico- se establece una dicotomía, es decir, sensible separación, emergente de una centenaria praxis europea que cristalizó en nuestro continente por diversas causas, entre ellas el manejo de la producción artística por elites consumistas de supuesto refinado gusto, íntimamente relacionadas al poder político, económico y religioso de quienes, por su formación o mentalidad, se creían y creen diferentes, superiores, con derecho a dogmatizar y a adquiere las obras a cualquier costo frente al resto de la humanidad.
En términos generales -mas allá de matices que merecen atenuantes- para la estructura cultural y mentalidad de Europa occidental instalada en aquel subcontinente desde comienzos de la era, existen dos dimensiones irreconciliables: por un lado, el arte- en su concepción sería igual a máxima expresión de belleza- como profesionalismo superior excluyente que. De hecho, muchas veces es interesado, lucrativo, competitivo socialmente y siempre nominal: por otro, la artesanía- para muchos sólo manualidades- como expresión del “vulgo”, anónima e incapaz de llegar a aquel arte superior, salvo en raras ocasiones en que tales expresiones logran quebrar el límite del concepto de referencia dejando de ser, en consecuencia, “artesanías” para transformarse en “arte”.
Podemos o no estar de acuerdo con ese enfoque del Primer Mundo que da por sentado un limite divisorio que habilita a algunos a decidir, en la practica y teoría, cuando una obra es arte y cuando no; cuando existen razones para determinar, por ejemplo, que una pintura o diseño de un determinado pintor o diseñador es arte o no. Sin duda entran a mugar aspectos técnicos definitorios, pero también subjetividades condicionadas por un concepto culturoso y el poder que impone criterios incuestionables esgrimidos por aquella elite excluyente (y, en nuestro caso, con frecuencia foránea) que finalmente es la que monetariza y valoriza la obra en subastas o museos.
Es válido preguntarse, en relación con lo afirmado en este último párrafo, porqué las obras de Van Gogh durante su vida (a pesar de tener intima relación con algunos pintores de la época y de haber sido hermano en tenaz promotor de sus obras) no fueron consideradas arte (inclusive no pudo vender un solo cuadro en su vida) y sí mucho tiempo después, alcanzando en el mundo del siglo XX cotizaciones impensables.

ROSSI Juan José, Diseños Nativos de la Argentina, Clásicos y Actuales, Ed. Galerna, 2003
Volver a Artículos
 

 
     ©2014 Artesanías Aborígenes Argentinas - info@artesaniaaborigen.com.ar - artesaniaaborigen@yahoo.com.ar Hosting y Diseño Web