-
 
 
Los Selk´nam
Curiosa paradoja de occidente, que no puede conocer sin poseer y no puede poseer sin destruir. Los pueblos que tanto fascinaron a los occidentales, ya no están. Fueron masacrados en pocas décadas y no por los conquistadores del Siglo XVI, sino por nuestros abuelos y hace menos de 100 años.
Cultura Selk’nam
Las ultimas tres naciones nativas que lograron sobrevivir en Tierra del Fuego hasta la primera mitad del siglo XX fueron la Selk´nam, Yámana y Alakaluf. Sin duda quedan entre nosotros descendientes biológicamente directos de aquellas comunidades, pero a partir de la fiebre del oro de los años 1860 y, poco después, de la apropiación para la crianza de ovejas de las tierras donde vivían los nativos, europeos y criollos iniciaron un burdo y cruel etnocidio que en apenas 70 años destruyó irracionalmente pueblos y culturas cuyos antecedentes se remontan a varios milenios.

Los Selk´nam (Onas) a través de aproximadamente tres milenios lograron una asombrosa adaptación al medio creando estrategias originales y contundentes en todos los órdenes de la vida social y política: cosmovisión, sistema mítico, idioma, ritos, tecnología, organización familiar, diversiones y arte. Cuando en 1880 se inició la ocupación efectiva de los europeos (apropiación de sus tierras., introducción de la oveja y erección estratégicas de misiones religiosas para “hospedar” a los onas que eran echados de sus tierras) solo en la isla vivían unos 12.000 habitantes de las tres naciones, de los cuales 4.000 o más eran onas que habían logrado burlar la compulsiva ambición de los “blancos” replegándose a las montañas o a tierras bajas inservibles, por supuesto contra su voluntad. En 1920 apenas sobrevivían 500 y el la década de los 50 desaparecieron por completo en tanto nación, perdiéndose de esa manera todo su acervo cultural, tal legítimo y valioso como cualquier otro.

Los Selk´nam eran personas esbeltas y de recia contextura, amantes de la libertad y el respeto, solidarios y pacíficos, de gran producción poético-simbólica reflejada en su cosmovisión y tradiciones orales, en fin, de una sensibilidad artística notable. Martín Gusinde, antropólogo y sacerdote austriaco que en su paso por la isla no intentó “convertir” un solo ona, los describe así en su monumental obra Los indios de Tierra del Fuego: “¡Por fin tenía fueguinos (se refiere a los Selk´nam)! ¡Qué sorpresa, pero al mismo tiempo qué desilusión! ¡Eran hombres grandes y hermosos pero cubiertos con andrajosa ropa europea! Inmediatamente comprendí que a estos hijos de la naturaleza no les queda bien nuestra ropa de fabrica sin estilo, que les da en verdad la apariencia de miserables vagabundos. Me dio pena verlos así, pues su agradable e innato sentido de belleza es violado por la imposición del mal gusto europeo” (Edic., Buenos Aires, 1990, t. I, vol. 1, p.65).

Autor: ROSSI, Juan José, 2003.
Foto: Onas bajo el dominio del "blanco", Google Imágenes
Volver a Artículos
 

 
     ©2014 Artesanías Aborígenes Argentinas - info@artesaniaaborigen.com.ar - artesaniaaborigen@yahoo.com.ar Hosting y Diseño Web